El Rincón de las Hadas

Mentir es lo más divertido que puede hacer una chica sin desnudarse. Aunque si se desnuda es aún mejor. (Natalie Portman. Closer)

miércoles, febrero 15, 2006

Más ideas inconexas.

De repente me encuentro planteandome que va a ser de mi vida. Pero no como el año pasado, no de forma precipitada y agobiante, sino con calma, con la calma de verme ante la posibilidad muy cercana y muy real de cerrar una etapa de mi vida y comenzar a vivir por fin.

A lo largo de los años he ido abriendo y cerrando etapas, unas con más éxito y otras con menos, unas con más ganas y otras con menos, unas más a tiempo y otras más a destiempo. De hecho es la primera vez que cierro con retraso una etapa de mi vida, aunque soy consciente de que no va a ser la última. Y creo que esa es la novedad, la consciencia que estoy tomando de todo, de mis actos, de lo que me rodea, de las implicaciones y de las circunstancias. Y me da vértigo. Me alegra saber que soy capaz de reconocerlo voluntariamente, que ya no me da tanto miedo como hace un año.

Al final va a ser verdad que los 25 son una edad de reflexión y de cambio, cuando se empieza a tomar consciencia del propio yo, a ver la vida de manera diferente, a tener claro lo que quieres. Y yo, por primera vez, dejo de sentirme una extraña en mi cuerpo, tomo consciencia de el y de sus reacciones, de cómo me siento cuando estoy angustiada y de cómo me gusta sentirme, reconozco las punzadas de los nervios, y puedo diferenciar los nervios que traen esperanzas de los que traen desilusiones. Sigo midiendome mal, pero voy aprendiendo a atinar. Puedo poner nombre a mis bajones, ya no es "no se por qué estoy mal", ahora todo tiene una razón de ser, y tengo claro hasta donde quiero llegar con la gente y desde donde empiezo a darme demasiado. Empiezo a atreverme a querer algo a cambio, a dar la mano sin que se tomen el brazo, empiezo a saber decir que no.


Sonando Así es la vida, de Los Peces

- <-->